Ha llegado el momento de que nuestra nación lidie con el racismo sistémico. De enfrentar la creciente desigualdad económica en nuestra nación. Y de lidiar con la denegación de la promesa de esta nación, a tantas personas.

Como parte de su compromiso de apoyar a las comunidades negras y latinas, Biden también trabajará para construir una economía donde cada estadounidense disfrute de un salario justo por su trabajo, y una oportunidad igual para salir adelante. Una economía más vibrante y más poderosa precisamente porque todo el mundo estará incluido en el trato. Una economía donde los trabajadores y las familias negras, latinas, asiático-americanas y de las islas del Pacífico (AAPI, por sus siglas en inglés), y los trabajadores y las familias de los nativos americanos sean finalmente recibidos como participantes plenos.

Actualmente, múltiples crisis superpuestas refuerzan cuán lejos tenemos que llegar para lograr esa visión. La pandemia ha puesto de relieve las disparidades raciales en la salud y el cuidado de salud, ya que los estadounidenses negros y latinos han sufrido y han muerto a causa del coronavirus en tasas más altas que los estadounidenses blancos. La crisis económica ha golpeado especialmente duro a las comunidades negras y latinos, con el desempleo entre los negros, los latinos, y los nativos americanos a niveles más altos, y los negocios propiedad de negros, latinos y asiáticos americanos han cerrado en tasas alarmantes. También estamos viendo un ajuste de cuentas a nivel nacional por la justicia racial y los trágicos costos humanos del racismo sistémico en los asesinatos de hombres, mujeres y niños negros.

El presidente electo Biden cree que no podemos reconstruir mejor sin una gran movilización de esfuerzos y recursos para abordar estos desafíos y promover la equidad racial en toda la economía estadounidense. Es por eso que la equidad racial es un pilar separado en el Plan para Reconstruir Mejor. El presidente electo Biden está eliminando los obstáculos a la participación en nuestra economía, ampliando el acceso a las oportunidades y aplicando totalmente las políticas y leyes que ya tenemos en los libros, y las promesas que Biden y Harris hicieron como los candidatos demócratas.

Específicamente, la Administración Biden-Harris:

  • Impulsará la inversión público-privada a través de un nuevo plan de oportunidades para pequeños negocios.
  • Reformará las zonas de oportunidad para que cumplan su promesa.
  • Hará un compromiso histórico para igualar las compras federales.
  • Asegurará que su plan de vivienda haga inversiones audaces en la propiedad de viviendas y el acceso a viviendas asequibles para las familias negras, latinas y nativas americanas.
  • Logrará la equidad en la administración, la capacitación y las oportunidades de educación superior relacionadas con los empleos del futuro.
  • Promoverá la seguridad en la jubilación y la riqueza financiera de las familias negras, latinas y nativas americanas.
  • Asegurará que los trabajadores de color sean compensados de manera justa y tratados con dignidad.
  • Garantizará la equidad en las audaces inversiones en infraestructura y energía limpia de Biden.
  • Apoyará las segundas oportunidades para el éxito económico.
  • Fortalecerá el enfoque de la Reserva Federal sobre las brechas económicas raciales.
  • Promoverá la diversidad y la rendición de cuentas en el liderato en todos los puestos clave en todas las agencias federales.
  • Construirá una infraestructura de cuidado del siglo XXI.
  • Abordará las desigualdades de larga data en la agricultura.

“Las desigualdades económicas y raciales nos han influenciado durante generaciones. Pero les doy mi palabra: [Como] Presidente, apelaré al ingenio y la buena voluntad de esta nación para convertir la división en unidad y unirnos.”

Joe Biden, 6 de Octubre de 2020

La batalla por el alma de esta nación ha sido un constante ir y venir durante más de 240 años. Un forcejeo entre el ideal americano de que todos somos creados iguales y la dura realidad de que el racismo nos ha separado durante mucho tiempo.

El presidente electo Joe Biden está trabajando para fortalecer el compromiso de Estados Unidos con la justicia y reformar nuestro sistema de justicia penal. Como ex fiscal de distrito de San Francisco y ex fiscal general de California, la vicepresidenta electa Kamala Harris ha pasado toda su carrera luchando por la justicia para el pueblo, y la igualdad ante la justicia bajo la ley.

La administración Biden-Harris trabajará con el Congreso para aprobar legislación para la reforma policial, incluyendo:

  • Una prohibición nacional de las llaves de estrangulamiento.
  • Detener la transferencia de armas de guerra a las fuerzas policiales.
  • Mejorar la supervisión y la rendición de cuentas, para crear un estándar del uso modelo de fuerza.
  • Crear una comisión nacional para la supervisión de la policía.

Podemos y debemos reducir el número de personas encarceladas en este país y, al mismo tiempo, reducir la delincuencia. Nuestro sistema de justicia penal no puede ser justo a menos que erradiquemos del sistema las disparidades raciales, de género y basadas en los ingresos. El sistema debe centrarse en la redención y la rehabilitación. La administración Biden-Harris tomará medidas audaces para reducir nuestra población carcelaria, crear una sociedad más justa y hacer que nuestras comunidades sean más seguras, al:

  • Prevenir la delincuencia y proveer oportunidades para todos.
  • Eliminar las disparidades raciales y garantizar sentencias justas.
  • Ofrecer segundas oportunidades.
  • Reducir la violencia en nuestras comunidades y apoyar a los sobrevivientes de violencia.

Manténgase conectado

Inscríbase para boletines del equipo de transición de Biden-Harris

Al enviar su número de teléfono celular, usted acepta recibir mensajes de texto automatizados y periódicos de esta organización. Pueden aplicar tarifas de mensajes y datos. Envíe un mensaje de texto con la palabra AYUDA para obtener más información. Envíe un mensaje de texto con la palabra STOP para dejar de recibir mensajes. El programa de mensajes de textos es completamente voluntario.

Joe Biden y Kamala Harris de pie en el escenario con los brazos levantados.
Vuelva a la parte de arriba
Arriba