El pueblo estadounidense merece una respuesta urgente, enérgica y profesional a la creciente crisis económica y de salud pública causada por el brote de coronavirus (COVID-19). El presidente electo Biden cree que el gobierno federal debe actuar con rapidez y agresividad para ayudar a proteger y apoyar a nuestras familias, pequeños negocios, personal de respuesta inmediata y cuidadores, esenciales para ayudarnos a enfrentar este desafío, a los más vulnerables a la salud y a los impactos económicos, y a nuestras comunidades en general, no para culpar a otros ni rescatar a las corporaciones.

La Administración Biden-Harris siempre:

  • Escuchará a la ciencia
  • Garantizará que las decisiones de salud pública estén informadas por los profesionales de la salud pública
  • Promoverá la confianza, la transparencia, el propósito común y la rendición de cuentas en nuestro gobierno

El presidente electo Biden y la vicepresidenta electa Harris tienen un plan de siete puntos para vencer al COVID-19.

Asegurar que todos los estadounidenses tengan acceso a pruebas regulares, confiables y gratuitas.

  • Duplicará el número de sitios para realizar las pruebas por la ventanilla.
  • Invertir en pruebas de próxima generación, incluidas pruebas en el hogar y pruebas instantáneas, para que podamos ampliar nuestra capacidad de pruebas, por orden de magnitud.
  • Establecerá una Junta de Pruebas de la Pandemia similar a la Junta de Producción de Guerra de Roosevelt. Así produjimos tanques, aviones, uniformes y suministros en un tiempo récord, y de esa manera produciremos y distribuiremos decenas de millones de pruebas.
  • Establecerá un Cuerpo de Empleos de Salud Pública en los Estados Unidos para movilizar al menos a 100,000 personas en todo el país, con el apoyo de organizaciones locales de confianza en las comunidades más en riesgo, con el fin de implementar estrategias culturalmente competentes para el rastreo de contactos y la protección de las poblaciones en riesgo.

Solucionar los problemas con el equipo de protección personal (EPP) definitivamente.

  • El presidente electo Joe Biden está asumiendo la responsabilidad y dando a los estados, ciudades, tribus y territorios los suministros críticos que necesitan.
  • Utilizará totalmente la Ley de Producción de Defensa para aumentar la producción de mascarillas, protectores faciales y otros EPP para que la oferta nacional de equipos de protección personal supere la demanda y nuestras tiendas y reservas se repongan por completo, especialmente en las zonas afectadas por las zonas que atienden a poblaciones desproporcionadamente vulnerables.
  • Trabajará inmediatamente para desarrollar una capacidad de manufactura flexible en el futuro en los Estados Unidos, con el fin de garantizar que no dependamos de otros países en una crisis.

Ofrecer una orientación clara, coherente y basada en la evidencia sobre cómo las comunidades deben lidiar con la pandemia y los recursos para que las escuelas, los pequeños negocios y las familias salgan adelante.

  • El distanciamiento social no es un interruptor de luz. Es un marcador. El presidente electo Biden ordenará a los CDC para que provean orientación específica basada en la evidencia sobre cómo subir o bajar el marcador en relación con el nivel de riesgo y el grado de propagación viral en una comunidad, incluyendo cuándo abrir o cerrar ciertos negocios, bares, restaurantes y otros espacios; cuándo abrir o cerrar escuelas, y qué pasos deben tomar para que las aulas y las instalaciones sean seguras; restricciones apropiadas sobre el tamaño de las reuniones; cuándo emitir restricciones de quedarse en casa.
  • Establecerá un fondo renovable para los gobiernos estatales y locales para ayudar a prevenir las deficiencias presupuestarias, que pueden hacer que los estados se enfrenten a fuertes recortes a los maestros y el personal de respuesta inmediata.
  • Pedirá al Congreso que apruebe ayuda de emergencia para asegurar que las escuelas tengan los recursos adicionales que necesitan para adaptarse eficazmente al COVID-19.
  • Proveerá un “paquete de reinicio” que ayude a los pequeños negocios a cubrir los costos para operar de forma segura, incluyendo cosas como el plexiglás y el EPP.

“Esto no se trata de política, se trata de salvar vidas.”

Planificar la distribución efectiva y equitativa de los tratamientos y vacunas. Porque el desarrollo no es suficiente si no se distribuyen eficazmente.

  • Invertirá 25,000 millones de dólares en un plan de fabricación y distribución de vacunas que garantice que llegue a todos en los Estados Unidos, sin costo.
  • Asegurará que la política no desempeñe ningún papel al determinar la seguridad y eficacia de cualquier vacuna. Los siguientes tres principios guiarán a la administración Biden-Harris: Poner a los científicos a cargo de todas las decisiones sobre seguridad y eficacia; publicar datos clínicos para cualquier vacuna que la FDA apruebe; y autorizar al personal de carrera a redactar un informe escrito para revisión pública y permitirles comparecer ante el Congreso y hablar públicamente sin censura.
  • Asegurará que todos, no sólo los ricos y bien conectados, en Estados Unidos reciban la protección y la atención que merecen, y no se aumentan los precios a los consumidores a medida que los nuevos medicamentos y terapias salen al mercado.

Proteger a los estadounidenses mayores y a otras personas en alto riesgo.

El presidente electo Biden entiende que los estadounidenses mayores y otros en alto riesgo son más vulnerables al COVID-19.

  • Establecerá un Grupo de Trabajo sobre Disparidades Raciales y Étnicas y el COVID-19, según propuesto por la vicepresidenta electo Harris, para ofrecer recomendaciones y supervisión sobre las disparidades en la salud pública y la respuesta económica. Al final de esta crisis de salud, pasará a ser un Grupo de Trabajo permanente sobre las disparidades raciales y las enfermedades infecciosas.
  • Creará un tablero nacional sobre la pandemia, donde los estadounidenses podrán comprobar en tiempo real para ayudarles a medir si la transmisión local se está produciendo activamente en sus códigos postales. Esta información es fundamental para ayudar a todas las personas, pero especialmente a los estadounidenses mayores y a otras personas en alto riesgo, a entender qué nivel de precaución tomar.

Reconstruir y ampliar las defensas para predecir, prevenir y mitigar las amenazas pandémicas, incluidas las procedentes de China.

  • Restaurará inmediatamente la Dirección de Seguridad Sanitaria Global y Biodefensa del Consejo de Seguridad Sanitaria Mundial de la Casa Blanca, establecida originalmente por la administración Obama-Biden.
  • Restablecerá inmediatamente nuestra relación con la Organización Mundial de la Salud, que, aunque no es perfecta, es esencial para coordinar una respuesta global durante una pandemia.
  • Reiniciará y fortalecerá el programa de seguimiento de patógenos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional llamado PREDICT.
    Ampliará el número de detectives de enfermedades movilizados por los CDC para que tengamos ojos y oídos en el terreno, incluyendo restablecer la oficina en Pekín.

Implementar órdenes de usar mascarillas en todo el país, trabajando con los gobernadores y alcaldes y pidiendo al pueblo estadounidense que haga lo que mejor sabe hacer: dar un paso adelante en tiempos de crisis.

Los expertos coinciden en que decenas de miles de vidas se pueden salvar si los estadounidenses usan mascarillas. El presidente electo Biden seguirá pidiendo que:

  • Cada persona en los Estados Unidos use una mascarilla cuando estén cerca de personas que no viven con ellos.
  • Cada gobernador ordene que esto sea obligatorio en su estado.
  • Las autoridades locales también harán que sea obligatorio implementar sus órdenes estatales.

Una vez que logremos superar esta pandemia, debemos asegurarnos de que los millones de estadounidenses que sufren efectos secundarios por el COVID a largo plazo no se enfrenten a primas más altas o se les niegue el seguro de salud debido a esta nueva condición preexistente. La Administración Biden-Harris trabajará para asegurar que las protecciones para las personas con condiciones preexistentes que se lograron con Obamacare estén protegidas. Además, trabajará para reducir los costos de los servicios de salud y ampliar el acceso a cuidado de salud de calidad y asequible a través de una opción pública similar a Medicare.

Manténgase conectado

Inscríbase para boletines del equipo de transición de Biden-Harris

Al enviar su número de teléfono celular, usted acepta recibir mensajes de texto automatizados y periódicos de esta organización. Pueden aplicar tarifas de mensajes y datos. Envíe un mensaje de texto con la palabra AYUDA para obtener más información. Envíe un mensaje de texto con la palabra STOP para dejar de recibir mensajes. El programa de mensajes de textos es completamente voluntario.

Joe Biden y Kamala Harris de pie en el escenario con los brazos levantados.
Vuelva a la parte de arriba
Arriba